Existe un gran vacío de información sobre el papel de la mujer en la geografía y en particular en la historia de la cartografía. Su contribución al conocimiento del mundo a través de la geografía, como científicas, cartógrafas y exploradoras ha sido ensombrecida por los condicionamientos sociales como en tantas otras disciplinas a lo largo de la historia.

Durante la Alta Edad Media, sólo en los conventos y abadías las mujeres podían realizar tareas intelectuales. El trabajo de las monjas calígrafas e iluminadoras fue importantísimo.

Si quiere leer más, pulse aquí